Alergia Alimentaria

Alergias Alimentarias

Con el Reglamento 1169/2011 que entró en vigor el 13 de diciembre de 2014 los establecimientos hosteleros tendrán que declarar todos los ingredientes contenidos en los productos que ofrecen, con lo que deben estar ya adaptados a esta normativa, formando a su personal y estudiando las posibilidades de ofertar con seguridad menús sin alérgenos.

Según este Reglamento, en los alimentos envasados, la información sobre los alérgenos deberá aparecer en la lista de ingredientes, y en su ausencia debe incluirse la mención “contiene”, seguida de la sustancia o producto alérgeno. Y especifica claramente que “los alérgenos también deberán ser indicados en los alimentos no envasados que se vendan al consumidor final”, lo que afecta directamente a restaurantes, locales, comedores públicos y máquinas expendedoras.

¿QUÉ EXIGE LA NUEVA NORMATIVA RE1169/2011 SOBRE LAS ALERGIAS ALIMENTARIAS?

La nueva normativa exige informar de los ingredientes de la comida que se sirve, se elabora, se manipula, etc. ya que para una parte de la población hay determinados alimentos o componentes que pueden provocar reacciones adversas debido a una alergia alimentaria o a una intolerancia alimentaria. Por ello se han establecido normas que obligan a informar de su presencia cuando se incorporan de forma voluntaria a los alimentos como ingredientes.

El objetivo final de esta nueva norma es que antes de 2015 empiece el proceso informativo acerca de las sustancias alergénicas en platos, raciones, aperitivos, etc. Con ello se pretende que disminuya el riesgo de consumo de alimentos que pueden desencadenar en una reacción alérgica para el consumidor.

Empresas y responsabilidad.

¿QUÉ EMPRESAS DEBERÁN CUMPLIR LA NORMATIVA DE ALERGIAS ALIMENTARIAS?

  • Restaurantes
  • Bares
  • Empresas de suministros de comida preparada
  • Comedores
  • Hoteles
  • Tiendas de alimentación a granel
  • Máquinas expendedoras
  • Industrias y fabricantes de alimentos
  • Distribuidores de alimentos (panaderías, pescaderías, carnicerías, supermercados

RESPSONSABILIDAD.

Según el reglamento, la presencia no declarada de un alérgeno en un alimento se considera un peligro comparable con la presencia de una salmonella. Como consecuencia, y según la ley vigente, de una mala praxis en este sentido se pueden derivar responsabilidades penales.

Sanciones.

Las sanciones son todas aquellas relacionadas con «Información al Consumidor» y «Riesgos para la Salud Pública». 

Las empresas que no cumplan con las técnicas de autocontrol en materia de seguridad alimentaria marcadas en la normativa europea 1169/2011 se enfrentan a sanciones que van desde los 5.000€ a los 600.000€ (Ley 17/2011).

En este sentido, el nuevo reglamento obliga a que todo el personal que trabaja en el sector debe tener conocimiento pleno de la normativa y en qué condiciones debe informar a los clientes sobre la presencias de productos alérgenos o que produzcan intolerancias.

Medidas a adoptar por parte de las empresas.

Todo el personal que manipule alimentos debe conocer las enfermedades relacionadas con los alérgenos, sus riesgos, sus obligaciones de información y los métodos para mantener bajo control los ingredientes de cada plato, por lo que es necesaria la formación en Control de Alérgenos y Etiquetado. Para cumplir la normativa, las empresas de restauración y colectividades tendrán que diseñar también un plan de control para la gestión de alérgenos, todo ello con el fin de no poner en riesgo la salud de los consumidores.

En la carta o el menú facilitado al cliente deberán constar todos los ingredientes, indicando de manera clara y resaltada la relativa a los alérgenos, de manera que permita a éste tomar decisiones con total independencia y conocimiento de causa.

En definitiva, las empresas de restauración y colectividades tendrán que diseñar un plan de control de la gestión de alérgenos, para no poner en riesgo, no sólo la salud de los consumidores, sino la marca y la propia empresa, y el personal deberá estar debidamente formado para garantizar una correcta manipulación.

Desde nuestro grupo de empresas le ofrecemos los siguientes servicios:

  • Adecuación, a la nueva normativa europea 1169/2011, del Sistema de autocontrol incluyendo en el mismo el “Plan de Control de la gestión de alérgenos”. La contratación de este servicio incluye:
  • Adaptación del establecimiento, en lo referente a menús y alimentos (ya sean envasados o no), a los requerimientos establecidos por la normativa correspondiente para asegurar que se declaren todos los alérgenos presentes en el alimento o plato.
  • Control en las materias primas y en la elaboración de platos.
  • Formación de los trabajadores en un curso sobre “Alérgenos e intolerancias alimentarias. Adaptación a la normativa europea 1169/2011” que pueden realizar los trabajadores de la empresa en modalidad a distancia, on-line o presencial. Este curso puede ser gestionado a través de formación continua y bonificado en los seguros sociales. Los objetivos de este curso son:
  • Dar a conocer y sensibilizar al alumno sobre alérgenos e intolerancias alimentarias y los riesgos y efectos derivados de ellos.  
  • Conocer la normativa europea vigente (RD 1169/2011) sobre información alimentaria facilitada al consumidor y los riesgos, obligaciones y sanciones a los que se enfrentan las empresas del sector alimentario que no cumplan con dicha ley.
  • Aplicar en la actividad laboral las medidas necesarias parar la prevención de alérgenos en los alimentos y su información al consumidor final a través de un plan de control de alérgenos.

SOLICITAR INFORMACIÓN